Regresar a Newsroom

El control automatizado de la tensión mejora la fabricación de un productor de cinta de aluminio

Una de las principales dificultades que la fabricación de cinta presenta es la regulación constante de la tensión de la cinta en función de su anchura y del diámetro de su bobina. Mediante la aplicación de una solución automatizada que se adapta de modo continuo a las condiciones variables, un fabricante de cinta de aluminio ha podido modernizar su sistema de control de la tensión, lo que le ha permitido incrementar la productividad y la calidad del producto.

El debobinado es una operación básica en la fabricación de cinta, pero es un proceso extremadamente sensible que puede afectar la calidad del producto acabado. Por ejemplo, una tensión excesiva aplicada a la cinta puede causar su rotura o alargamiento. Igualmente, a medida que disminuye el diámetro de la bobina, la velocidad de la bobina aumenta para mantener la velocidad de la línea constante, pero debe ir ajustándose la fuerza de freno para mantener la tensión de la cinta constante. Así pues, el control de la tensión es una herramienta esencial del control de calidad.

Con el fin de mejorar su sistema de control de la tensión, un fabricante de cinta de aluminio del sureste de Asia quiso sustituir su procedimiento manual por un sistema de control automático de la tensión. El sistema original comprendía un freno de disco electromagnético modular Warner Electric tipo MTB 10 0 2 dotado de dos imanes dobles, por lo que el primer paso fue consultar al fabricante para determinar qué opciones disponibles había.

Warner Electric, del grupo Altra Industrial Motion Corporation, es una empresa de reconocido prestigio y experiencia demostrada en el desarrollo y el suministro de sistemas de frenos y embragues electromagnéticos avanzados. Con el sistema manual original, el operador ajustaba la tensión de la cinta en la máquina mediante un regulador manual del sistema de freno.

La solución combinó el freno Warner Electric ya en servicio con un nuevo sensor en comunicación con un controlador.

En estrecha colaboración con el fabricante de cinta de aluminio, Warner Electric pudo determinar que los problemas de variación de la calidad surgían cuando la máquina trabajaba con tensiones bajas y cintas de menor espesor. De hecho, además de la variación de los diámetros de bobina, la anchura de la cinta era también determinante para la tensión que se había que aplicar.

Por tanto, la mejora del sistema de control de la tensión exigía que se tuviera en cuenta la amplia gama de prestaciones de la máquina productora de cinta y que ofreciera una solución capaz de adaptarse a las condiciones variables. En este caso, las cintas producidas en una sola máquina tenían anchuras de 2,5 a 7,5 cm, con una relación de tensión de 10:1.

Una estrecha colaboración con el cliente, con contacto diario entre los equipos, fue crucial y permitió a Warner Electric discutir el problema y aportar una solución adecuada en un plazo reducido, con una parada de producción mínima.

La solución final combinó el freno Warner Electric ya en servicio con un nuevo sensor en comunicación con un controlador. El sensor ultrasónico analógico UT30 de Warner Electric transmite ahora al controlador una señal que aporta en tiempo real el diámetro de la bobina a medida que avanza el debobinado. A su vez, el controlador TCS 200 1 recibe esta señal y ajusta automáticamente la tensión de freno, sin necesidad alguna de intervención adicional.

Mediante la transición de un sistema manual de control de la tensión a un sistema automatizado, ha sido posible prescindir del operador, el cual puede ahora ocuparse de otras tareas, lo que en definitiva ha mejorado la productividad de toda línea. Igualmente, el sistema automatizado ha resuelto los problemas de la falta de uniformidad de la calidad que se producían anteriormente.

Además, una evaluación de las prestaciones del nuevo sistema reveló que no había sido siempre necesario el empleo de dos imanes de freno para ajustar la tensión; un solo imán hubiera sido suficiente para las cintas más delgadas. Por ello, fue posible optimizar aún más el sistema con la incorporación de un interruptor para habilitar o inhabilitar un imán de freno en función del espesor de la cinta. De este modo se ha podido reducir el consumo de energía de la máquina.

Greg Cober, de Warner Electric, comenta: "Un técnico comercial de Warner Electric en el sureste de Asia ha mantenido la comunicación entre el cliente y nuestro equipo norteamericano. A pesar del desfase horario, conseguimos completar el proyecto en una sola semana, con la plena satisfacción del cliente".